domingo, 22 de mayo de 2011

Las "dulces" ranitas

A pesar de que las ranas estan consideradas como símbolo de buena suerte, de renacimiento, de prosperidad económica y de otros significados positivos en muchas culturas, lo cierto es que algunos de estos batracios también tienen su lado oscuro.



Es el caso de la Rana Toro (llamada así por el característico sonido que realizan los machos de la especie) originaria de la costa este de Estados Unidos y de un tamaño considerable (10 a 20 cm). Esta rana es muy solicitada en el arte culinario debido al sabor de la carne de sus ancas, lo que ha motivado la creación de granjas y criaderos en muchos países incluyendo el nuestro (se calcula que empezó su introducción a México a principios del siglo pasado). Este último hecho, aunado a la alta fecundidad y a la rápida adaptabilidad del anfibio a los hábitats naturales de casi todos los países donde ha sido llevada, ha ocasionado que sea vista como una especie invasora que ha desplazado a las poblaciones nativas de otras ranas (y de muchos otros animales como se verá a continuación).

¿La razón de tan mala fama?: su voracidad y agresividad, estas -a primera vista-  "simpáticas ranitas" vienen a ser como el tiburón blanco del mundo de los reptiles: comen todo lo que se les atraviesa, estan consideradas dentro de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, el video no deja lugar a dudas del por qué tantos estudios la catalogan como un peligro para la biodiversidad.