miércoles, 11 de abril de 2012

Fibra óptica casera


La Fibra Óptica es un conjunto de filamentos de vidrio o plástico de espesores micrométricos que tiene la capacidad - debida a las propiedades ópticas de sus componentes- de llevar mensajes en forma de haces de luz que pasan de un extremo a otro de los filamentos aunque estos se curven y sean muy largos. Cuando un haz de luz pasa de un medio a otro se producen los fenómenos de refracción (desvio del haz al existir una variación de la velocidad del haz) y reflexión ("rebote") -ver video explicativo-. Mediante una adecuada selección y purificación de los materiales se consigue que la luz que entra a la fibra óptica sea "guiada" en la dirección que la fibra lleve sin practicamente pérdida de la señal (los impulsos luminosos) lo que la hace muy adecuada para transmitir datos sin los inconvenientes que presentan los cables de cobre convencionales (principalmente la resistencia al flujo de la información y las perturbaciones electromagnéticas)



Aunque el objetivo de su uso actual sea el de transmitir datos también podemos usarla para "mover" la luz de un punto a otro (uno iluminado a uno oscuro por ejemplo), creando de esta forma iluminación artificial sin el empleo de la energía eléctrica. Hasta aquí todo luce muy bien, el problema es que la fibra óptica es muy cara y hace impráctico su uso en los hogares. 



Sin embargo si bien los vidrios y plásticos especiales para la fabricación de fibra óptica se obtienen mediante sofisticados procedimientos, éstos no son los únicos materiales que presentan buena conduccón de los haces luminosos y es aqui donde entra otro material más común y mucho más barato: el aceite mineral. El aceite mineral tiene propiedades ópticas que lo hacen muy interesante como medio transmisor de la luz cuando se usa con vidrio. Así, de esta manera Dan Rojas experimentando con aceite mineral y vidrio pyrex (el de los instrumentos de laboratorio) ha conseguido elaborar un segmento "rígido" que funciona como fibra óptica al transmitir la luz de un lugar a otro y nos lo muestra en el video que presentamos en esta entrada.

El material no tiene pierde: al principio nos muestra una comparación entre el agua y el aceite mineral como medios transmisores cuando la luz pasa del medio A (un tazón de vidrio) al medio B (agua en un caso y aceite mineral en otro), la refracción es mínima en el caso del aceite. Tras probar además que se transmite mas cantidad de luz en el aceite que en el vidrio procede a construir el segmento de fibra con un tubo de vidrio relleno de aceite y le pone a prueba en un cuarto oscuro, sin más les dejamos con el interesante experimento: