lunes, 16 de mayo de 2011

Accidentes Viales

Creo que nunca estará de más repetir  que la prevención, la observación y la precaución al manejar (manejo defensivo)  es la mejor manera de evitar los accidentes viales, cuando uno mira y reflexiona sobre los datos que sobre el tema existen se da uno cuenta que todos los días estamos literalmente expuestos a la muerte.


Según la OMS cada año mueren cerca de 1.3 millones de personas en las carreteras del mundo entero y entre 20 y 50 millones padecen traumatismos no mortales y es la población de entre 15 y 44 años la más expuesta a sufrir la pérdida de la vida (concentrandonos en México hablamos del rango de edades de entre 5 y 35 años). Nuestro país además tiene el poco honroso 7o lugar mundial en este tipo de decesos.

Sin lugar a dudas la falta de cultura vial que padecemos los países en vías de desarrollo se cobra un porcentaje altísimo de muertes (nada más el 90%, lo cual se agrava si tomamos en cuenta que dichos países tienen el 45% del parque mundial de vehículos).



Mención aparte merecen los conductores que, bajo el influjo del alcohol o de alguna otra droga son los responsables del 75% de los accidentes viales, otros factores de riesgo son:

  • La falta de tolerancia ante situaciones en que se debe manejar despacio.
  • El exceso de velocidad infringiendo los límites establecidos en cada lugar.
  • El conducir cansados o desvelados.
  • El distraerse al platicar y no tomar con las dos manos el volante.
    El no colocarse el cinturón de seguridad.
  • El manejar de noche.
  • El reto de los amigos y el “yo paso primero”.
  • El no ceder el paso a los peatones, sobre todo respetando las líneas que tienen para cruzar (muy típico de México por desgracia)
  • El permitir a los niños ir en el asiento delantero, sin cinturón de seguridad, parados sobre los asientos o con la cabeza o brazos fuera de las ventanillas (y llevar bebés sin mecanismos de seguridad).
  • El conducir y llamar por teléfono al mismo tiempo

Todos de una u otra forma hemos estado expuestos al peligro al menos una vez, ya sea como pasajeros, como conductores o como peatones y seguramente varios hemos sufrido algún tipo de accidente vial (su servidor un par de ocasiones, ninguna grave afortunadamente y con vegüenza admito que una de ellas fue imprudencia mia), en la medida que tengamos presente que los automóviles son maquinas que en cierta forma son extensiones de nuestra personalidad y nuestras emociones seremos capaces de reconocer y sobre todo actuar en las situaciones de riesgo. Vida solo hay una, nada es más importante que preservarla. ¡No te aceleres!